Proceso de apoyo y solidaridad con organizaciones sociales y populares

ENTREVISTA AL COORDINADOR NACIONAL AGRARIO-CNA EN EL REFUGIO HUMANITARIO POR LA VIDA DE LOS LÍDERES SOCIALES

Durante el Refugio Humanitario por la Vida de Líderes y Lideresas Sociales desarrollado en Bogotá del 28 de abril al 02 de mayo en Bogotá, se realizó el día martes 30 de abril, un plantón en la Fiscalía contra la judicialización de los líderes sociales, práctica que se ha recrudecido durante el gobierno de extrema derecha de Duque y el partido Centro Democrático. La Fundación PASOS acompañó este ejercicio, en medio del cual realizó la siguiente entrevista:

Fundación (F): Cuéntenos sobre usted, ¿qué estamos haciendo el día de hoy con este plantón?

Alexander (A): Buenas tardes, soy Ernesto Alexander Roa, soy presidente del Consejo Nacional Agrario. Hoy dentro del programa del Refugio estaba previsto la presentación y la exigencia a la Fiscalía de todos los falsos positivos y la persecución que se viene dando al movimiento social. En ese sentido reclamar sobre todo que los liderazgos de regiones, digamos que de toda esta política de terrorismo judicial que se ha venido aplicando, y exigir de la Fiscalía una respuesta clara en este sentido.

F: ¿Cuál es la situación de las comunidades y de los líderes sociales en el país?

A: Desafortunadamente hay que decir que con la retoma de la política de seguridad democrática que ha tenido este gobierno, las comunidades territorialmente están mucho más vulnerables. Digamos que esa peligrosa reunión que no ha dejado de existir entre el paramilitarismo y la fuerza pública, sigue poniendo en alto riesgo la permanencia en los territorios, sigue poniéndose en alto riesgo la vida de los dirigentes y el ejercicio social en las dinámicas que desde los territorios se realiza.

F: ¿Por qué se realiza este Refugio Humanitario?

A: Precisamente el Refugio uno de los objetivos que tiene es denunciar, visibilizar y exigir las garantías para el ejercicio que desarrollamos líderes y lideresas, no solamente de cara al país, a las instituciones que están responsables de garantizar este ejercicio, sino que es de cara a la comunidad internacional, para elevar nuestra voz de protesta, sensibilizar y visibilizar el problema, pero más allá de eso, es exigirle a la comunidad internacional la presión sobre el gobierno para que garantice el ejercicio social.

F: ¿Cuál ha sido la respuesta del Estado ante los reclamos de las comunidades?

A: Creo que estamos en un periodo de profundización de la crisis, donde el gobierno ha optado antes de cualquier solución, la represión y el tratamiento militar a cualquier expresión de inconformismo de la organización social, y está demostrado con las jornadas de movilización que se han vivido, con los estudiantes, con los indígenas, con los campesinos, con el Paro Nacional que acabamos de vivir, y obviamente con este ejercicio que estamos haciendo. Hoy tenemos un Estado mucho más recalcitrante, mucho más obediente a los intereses del imperio, mucho más arrodillado a estos mismos intereses, no solo del imperio sino del Fondo Monetario Internacional, del Banco Mundial, y que ha profundizado mucho más ese terrorismo de Estado en contra del movimiento social.

F: Por último, ¿hacia dónde va la paz del país?

Yo creo que el movimiento social tiene una gran responsabilidad, y creo que la ha tenido históricamente; el movimiento social apuesta por una transformación estructural de este país, y la paz no es una palabra como la ha querido utilizar el establecimiento para reforzar la guerra, o sea que en este sentido lo que estamos es de cara a un modelo mucho más excluyente, mucho más explotador, mucho más extractivista, que nos deja a nosotros las comunidades organizadas, en seguir en la tarea de politizar las comunidades, de generar las condiciones reales desde los territorios para cambiar la correlación de fuerzas y poder generar un giro que de verdad garantice la vida, y que de verdad logre eliminar este sistema de acumulación capitalista.

F: Muchas gracias compañero.

Post a comment